fbpx

Novedades en la moratoria en el pago de hipoteca por el coronavirus (RD-L 11/2020)

Miguel Ángel Manzano Fernández

02/04/20

El Real Decreto-Ley 11/2020, de 31 de marzo, que ha sido publicado el 1 de abril, viene a establecer una serie de mejoras y ampliaciones de la moratoria en el pago de hipoteca por el coronavirus, que ya fueron implementadas por Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo.

A modo de resumen, puede consultarse un esquema (ya actualizado) en nuestra anterior entrada.

Pasamos a detallar cómo ha quedado la medida, señalando qué ha cambiado respecto a la redacción original.

Sujetos que pueden solicitar la medida

Siguen siendo el deudor hipotecario, así como el fiador o avalista de ésta, aunque limitado respecto de su vivienda habitual, que podrá exigir que se agoten los bienes del deudor principal, incluso aunque se hubiera pactado la renuncia a dicho beneficio (beneficio de excusión).

Finalidad del préstamo

Se amplía la medida para préstamos con garantía hipotecaria que tengan más finalidades que la financiación de vivienda habitual, que es lo recogido inicialmente en el RD-Ley 8/2020. Así, se puede solicitar para préstamos cuyo finalidad sea:

* Adquisición de vivienda habitual (ya estaban contemplados).

* Adquisición de inmuebles afectos la actividad del autónomo (el local en que desarrolla su actividad).

* Adquirir vivienda no habitual alquilada a tercero cuando se sufran impagos de renta durante la emergencia sanitaria. Más concretamente, vivienda que estaba alquilada antes de la declaración de emergencia sanitaria, y respecto de los que haya empezado a dejar de percibir el pago de renta en el período comprendido entre la declaración de emergencia y el mes posterior a aquel en que finalice la emergencia.

Supuestos de vulnerabilidad económica

Se amplían, y se delimitan mejor, los supuestos de «vulnerabilidad económica». Comienza la norma aclarando que se tiene que dar un cumplimiento “conjunto” de todos los requisitos (antes no lo decía, aunque se supuso que tenía que ser así).

Ojo, porque se excluye la existencia de vulnerabilidad económica (esto no estaba en el RD-Ley 8/2020) cuando el titular del préstamo, o cualquier miembro de la unidad familiar, sea propietario, usufructuario o arrendatario de otra vivienda en España, salvo que no tenga disponibilidad de esa vivienda por separación, divorcio u otra causa demostrable, o resulte inaccesible por discapacidad para cualquier miembro de la unidad familiar. No se da esa titularidad o disponibilidad de otra vivienda cuando se es titular de cuota (copropietario) por razón de herencia sin testamento.

Los requisitos quedan así:

* Respecto a los sujetos que pueden acogerse, recordemos que podían solicitar esta medida deudores hipotecarios que cayeran en desempleo, o autónomos que tuvieran una disminución sustancial de ingresos en al menos un 40%, a consecuencia de la crisis de emergencia sanitaria. Ahora se amplía también al deudor titular de vivienda hipotecada arrendada a un tercero, con cuyas